CLUB SOCIAL SAN JUSTO
Fundado: 21 de Diciembre de 1919

Dirección: Av. Arturo Illia 2632 - San Justo - La Matanza - Buenos Aires.
Correo Electronico: clubsocialsanjusto@gmail.com
Actividad: SOCIAL - CULTURAL - DEPORTIVA - FOMENTO - PRO BIBLIOTECA

"Al Servicio de la Comunidad de San Justo y La Matanza"

sábado, 25 de abril de 2015

Obra de la nueva sede de UNLaM en Km. 32

Que importante es ver como el compromiso con la cultura y la educación toma el camino para el bien común de los jóvenes de La Matanza, que estan alejados del centro del Municipio. Que gran obra para el pueblo matancero, la nueva Sede Zona Sur de la Universidad Nacional de La Matanza en el Km. 32 de la Ruta Nacional Nº 3 enla localidad de Gonzalez Catan.



viernes, 24 de abril de 2015

Invitación Municipal a la 1º Jornada de integración con la comunidad "María Elena Walsh"

Estimados Socios infoprmamos de la invitación recibida de la Intendencia del Municipio de La Matanza, para el sábado 25 de abril a las 10,30 Hs. en el Ateneo Don Bosco; al Plenario de apertura Consejo Consultivo Local y Joven - 2015, 1º  Jornada de integración con la comunidad "María Elena Walsh".

jueves, 23 de abril de 2015

Día del Idioma Castellano

El 23 de abril de cada año, se celebra el Día del Idioma Castellano, ello en homenaje y reconocimiento al célebre escritor don Miguel de Cervantes Saavedra, quien expiró en esta fecha, en el año 1616.
Conocido como "El Manco del Lepanto", Cervantes Saavedra fue el más gran literato de su época, quien dejó como importante legado, su inmortal obra "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha", incluyendo otras obras en su haber, como "La Galatea", "Viaje al Parnaso" y sus "Novelas Ejemplares".
El idioma español empezó como latín vulgar del Imperio Romano, tuvo su origen en la zona central del norte de Hispania. De esas variedades romances (lenguas que derivan del latín), apareció la lengua española.
El Castellano es uno de los más hermosos idiomas y rico en palabras, es nuestro deber hablarlo y escribirlo correctamente.

Erupción en el Volcán Calbuco

Después de 43 años de estar dormido en la noche del 22 y la madrugada del 23 de abril de 2015 el Calbuco volvió a rugir con dos explosiones. Este volcán, uno de los tres más peligrosos de Chile, entró en erupción y obligó a las autoridades chilenas a evacuar a la población cercana, en 20 kilómetros a la redonda; Esta ubicado a 70 kilometros de San Carlos de Bariloche.




Actividades Literarias Matanceras en la 41º Feria Internacional del Libro de Bs. As.

Estimados Socios y Vecinos
Informamos:
Que los Escritores, Poetas y Narradores agrupados en Autores de La Matanza se presentan en la 41º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires que se realiza en el Predio Rural de Exposiciones de Palermo en C.A.B.A.; y contara con la presencia de los literatos Marilaria Estévez, Javier Romero, Nora Coria, Ramiro Campos, Christian Malattia, Lía Miersch, Adela Salas, Claudia Osuna, Alberto Oris, Verónica Zaino, Julián Díaz, Elizabeth Molver, Ricardo Díaz Montarte, Alberto Zaia, Irene Gardés, Víctor Ibáñez, Joan Neinadel, Elisa Strinatti, Darío Cerrato, Alicia Benítez, Raquel Zsulman y Norma Montenegro.
Estarán ubicados en el Pabellón Ocre Stand 3072, con las siguientes actividades literarias:
Domingo 26/04
18 a 21 hs. Encuentro de Autores de La Matanza y Micrófono Abierto
Lunes 27/04
18 a 19:30 hs. Mesa de Poesía
19:30 a 21 hs. Mesa de Narrativa
Jueves 27/04
15 a 17 hs. Mesa de Poesía
17 a 19 hs. Mesa de Narrativa
Viernes 01/05
16 a 20 hs. Encuentro de Autores de La Matanza y Micrófono Abierto
Lunes 04/05
17 a 19 hs. Mesa de Poesía
19 a 21 hs. Mesa de Narrativa
Jueves 07/05
14:30 a 15:30 hs. Mesa de Poesía
15:30 a 17 hs. Mesa de Narrativa
19 a 21 hs. Café Literario


miércoles, 22 de abril de 2015

Lenin

Biografía de Vladímir Ilich Uliánov: Nació el 22 de Abril de 1870, en Simbirsk, en el Imperio Ruso. Teórico político y líder revolucionario que llevó a la práctica una opción al capitalismo reinante en el mundo, poniendo patas para arriba la política internacional del siglo XX, más conocido como "Lenin".
Creció en el seno de una familia de intelectuales demócratas opositores al régimen zarista.
La muerte de su padre y la ejecución de su hermano Aleksandr Uliánov por complotar contra la vida del zar, decidieron a Vladímir a seguir su legado.
Ingresó en la universidad imperial de Kazán para estudiar abogacía, pero por participar en una marcha contra el zar fue detenido y expulsado. Se las arregló para ser aceptado como alumno "libre" y se recibió en tiempo record con las más altas calificaciones.
Adhirió abiertamente a la Marxismo ortodoxo y se dedicó a asesorar a obreros sobre sus escasos derechos y posibilidades revolucionarias.
En 1895 viajó al exterior para interiorizarse de los movimientos obreros europeos pero a su regreso fue detenido por la policía del Zar y enviado a Siberia. Exiliado en Suiza publico el diario Socialdemócrata "Iskra", esto sumado a los libros "El desarrollo del capitalismo en Rusia" y "¿Qué hacer?" lo situaron como pilar del pensamiento revolucionario ruso.
Líder de la rama "Bolchevique" en 1905 regresó a su país para encabezar un levantamiento que fracasó por su escasa adhesión debiendo huir a París vía Finlandia para un segundo exilio.
Con su esposa Nadezda Krupskáia pasaron penurias económicas durante casi 8 años, alentado por huelgas y descontentos en San Petersburgo se mudó a Cracovia para estar a mano de sus partidarios.
Allí era visitado por políticos y editó el periódico "Pravda". El estallido de la Primera guerra mundial brindó una oportunidad única al movimiento socialista, según Lenin se trataba de una guerra de burguesías y dinastías, esto serviría para transformarla en una guerra civil local.
En 1917 estalló la "Revolución de Octubre" impulsada por organizaciones obreras, desde el exilio y aliado a Trotsky, instruyó a los líderes del movimiento para que evitaran que la revolución fuera capitalizada por la dirigencia burguesa.
Ingresó clandestinamente a Rusia y lideró personalmente el asalto final al Palacio de Invierno.
Desde el cargo de "Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo de la Unión Soviética" se encargó de sostener la revolución contra los grupos opositores apoyados desde Francia y los EEUU. En plena reforma del estado y con innumerables problemas por enfrentar su salud se resentía rápidamente, jaquecas, insomnio y desmayos lo deterioraban.
En Marzo de 1922 asistió por última vez a una reunión del partido en la que Stalin fue elegido secretario. Un ataque cerebral lo dejó parcialmente paralizado y con el habla afectada, pero vivió para ver el nacimiento de la "Unión de repúblicas socialistas soviéticas".
El 21 de Enero de 1924, en Gorki, Rusia, sufrió otro ataque que acabó con su vida.
Este enemigo del personalismo y los honores terminó embalsamado en un suntuoso mausoleo de la plaza roja para ser testigo de sus temores de luchas de poder entre Trotsky y Stalin.

El Quijote

Cuatro siglos de modernidad literaria

El Día del Libro recordamos las muertes paralelas de Cervantes y Shakespeare, pero este 2015 se cumple además el cuarto centenario de la publicación de la segunda parte de El Quijote. En sus páginas, “el ingenioso hidalgo” de la primera aventura se transforma en “el ingenioso caballero”, un prodigio -razona Darío Villanueva- de verosimilitud y exaltación del lenguaje radicalmente moderno.

Grabado de Edoardo Perino para la edición italiana del Quijote de 1888
En otoño de 1615 Cervantes transformaba al ingenioso hidalgo de 1605 en El ingenioso caballero Don Quijote de la Mancha cerrando así, con su segunda parte auténtica, la publicación de una de las obras clásicas de la literatura universal.
En el año 2002, la Asociación de Escritores de Suecia realizó una encuesta entre cien escritores del todo el mundo para determinar, entre otras, la lista de las cien mejores novelas de todos los tiempos. La ganadora fue, precisamente, El Quijote, que obtuvo un cincuenta por ciento de votos más que la segunda, A la búsqueda del tiempo perdido.
Una obra determinada alcanza la condición de clásica mediante un complejo proceso que no resulta fácil objetivar. Se trata, en definitiva, de la adhesión de los lectores a ella de forma constante, sin fronteras espaciales ni temporales. No es inoportuno, pues, en recordar aquí a Harold Bloom. De hace ya una década data precisamente el hermanamiento entre William Shakespeare y Miguel de Cervantes que Bloom establecía en su libro ¿Dónde se encuentra la sabiduría?, en el que los situaba, hombro con hombro, entre las parejas de autores que fundan su concepto de literatura sapiencial.
Shakespeare, como es bien sabido, representa para el crítico de Yale la summa de las letras universales, a veces con argumentaciones que resultan, cuando menos, hiperbólicas. El propio Bloom parece consciente de ello cuando, después de haber afirmado que “Falstaff y Hamlet son la invención de lo humano, la inauguración de la personalidad tal y como hemos llegado a reconocerla”, concede que “a los eruditos les provoca bastante resistencia que yo diga que Shakespeare nos inventó”.
No menos interesante que esta equiparación entre el maestro inglés y nuestro Cervantes, resulta el distingo que Bloom establece entre ambos: “La poesía, sobre todo la de Shakespeare, nos enseña cómo hablar con nosotros mismos, pero no con los demás. Las grandes figuras de Shakespeare son magníficos solipsistas”. Por el contrario, “Don Quijote y Sancho se escuchan de verdad el uno al otro, y cambian a través de su receptividad”. Porque los dos personajes cervantinos “saben exactamente quiénes son, no tanto gracias a sus aventuras, sino a sus maravillosas conversaciones, ya sean riñas o intercambios de intuiciones”.
Afirmaba René Girard que ni una sola idea de la novela occidental deja de estar presente germinalmente en Cervantes, y, por ejemplo, una de las grandes figuras de la Filología rusa, Mijail Bajtin concuerda con Girard al prestarles especial atención a Cervantes y El Quijote. Según Bajtin, uno de los dos modelos -el más evolucionado, clásico y puro- del género novelesco es Don Quijote, que realiza todas las posibilidades literarias de la palabra novelesca “plurilingüe y con diálogo interno”. Porque Cervantes hizo suyo este objetivo y lo convirtió en arquetipo de lo que Bajtín denominaba dialogismo, entendido como “el diálogo de lenguajes” que puede adquirir, en el seno de la obra narrativa, múltiples manifestaciones. Entre ellas, el perfeccionamiento de los recursos de la verosimilitud que consolidaron el paradigma de la moderna narrativa realista, la que cuenta cosas que aunque no hayan ocurrido bien podrían haberlo hecho, sucesos a los que concede carta de veracidad precisamente el mero de hecho de aparecer impresos.
Estamos ante una novela en la que se da el máximo aprovechamiento de las diferentes instancias que enuncian la narración para producir efectos de verosimilitud y favorecer una lectura intencionalmente realista de la novela. Cervantes cree en las capacidades de convicción que la palabra tiene, y lo hace en un momento de transición todavía no resuelta entre la oralidad arcaica y la modernidad tipográfica.
Por otra parte, la demanda bajtiniana de que “la novela debe ser un microcosmos de plurilingüismo” se cumple a rajatabla en la novela cervantina, tal y como es expresamente reconocido por el teórico ruso. Es difícil pensar en un escenario más abiertamente dialogístico, con varias voces, jergas, idiolectos o niveles de expresión diferentes, que el que Cervantes nos ofrece en su obra. Pone en ella, cara a cara y en comunicación directa, caballeros y escuderos, duques y cabreros, curas y moriscos, canónigos y galeotes, bandoleros y alguaciles, bachilleres y barberos, mozas de partido y amas, vizcaínos y manchegos, pastores e hidalgos, poetas y menestrales. Y todo ello mediatizado por un lenguaje arcaizante, anacrónico y elevado que, gracias a la imprenta, hace pervivir las esencias caballerescas.
Pero hay una última manifestación de este dialogismo que no se puede obviar, relacionada como está, por lo demás, con la nueva Galaxia Gutenberg en la que Cervantes y sus criaturas de ficción ya viven.
Me refiero a que los personajes del Quijote de 1615 se convierten en lectores de la primera parte de 1605. Más aún: todos los episodios relacionados con los Duques tienen que ver con el hecho de que “los dos, por haber leído la primera parte de esta historia y haber entendido por ella el disparatado humor de don Quijote, con grandísimo gusto y con deseo de conocerle le atendían, con por supuesto de seguirle el humor y conceder con él cuanto les dijese, tratándole como a caballero andante…” (II, 30).
Esta relación dialogística entre un referente impreso -la primera parte de El Quijote- y el desarrollo in fieri de la segunda ofrece otra interesante muestra por cuenta de la continuación apócrifa de Alonso Fernández de Avellaneda, publicada en 1614. En II, 59, don Jerónimo y don Juan se la enseñan al propio don Quijote, que decide cambiar su ruta a este propósito. Llegado a Barcelona, ve en una imprenta cómo se corrigen las pruebas de una nueva edición del Quijote de Avellaneda, y ello le da pie para denostarlo. Es fundamental destacar aquí la intromisión de un texto, un libro -el Quijote de Avellaneda-, que desde el mundo empírico, al que pertenece también la primera parte de Cervantes publicada en 1605, irrumpe en el universo textual de la segunda parte auténtica para incrementar así, dada su condición apócrifa, la veracidad del Quijote verdadero, el cervantino.
Por DARÍO VILLANUEVA 17/04/2015