CLUB SOCIAL SAN JUSTO
Fundado: 21 de Diciembre de 1919

Dirección: Av. Arturo Illia 2632 - San Justo - La Matanza - Buenos Aires.
Correo Electronico: clubsocialsanjusto@gmail.com
Actividad: SOCIAL - CULTURAL - DEPORTIVA - FOMENTO - PRO BIBLIOTECA

"Al Servicio de la Comunidad de San Justo y La Matanza"

lunes, 30 de marzo de 2015

Creación de la Diócesis de Buenos Aires

El 30 de marzo de 1620 el Papa Paulo V,  creó la diócesis de Buenos Aires y designó como primer obispo a fray Pedro Carranza, carmelito descalzo quien tomó posesión de la sede el 17 de noviembre de 1621 y recibió la consagración episcopal al año siguiente, en 1622. Carranza falleció el 29 de noviembre de 1632 y fue sucedido en su importante labor por fray Cristóbal de Aresti, benedictino.
Pío IX fue el papa que se encargó de elevar a Buenos Aires al rango de arquidiócesis, el 5 de marzo de 1865 y Su Santidad Pío XI, el 29 de enero de 1936, la declara “Primada de la Argentina”. Comprende todo el territorio de la ciudad de Buenos Aires y el correspondiente a la isla Martín García.

domingo, 29 de marzo de 2015

Tragedia aérea en Francia

Reconstrucción de los últimos minutos en la cabina del vuelo GWI9525
Conversaciones registradas por la caja negra del Airbus 320 de Germanwings; El piloto del avión a Andreas Lubitz: “Por el amor de Dios, abre la maldita puerta”.
Fuente: el país (29-3-2015)

Homiía de Domingo de Ramos



No hay humildad sin humillación, dijo el Papa en su homilía
En una soleada Plaza de San Pedro, adornada para esta ocasión con numerosos olivos y flores, el Papa Francisco presidió la Procesión y la bendición de las Palmas y celebró la Santa Misa del Domingo de Ramos, en coincidencia con la 30ª Jornada Mundial de la Juventud, que este año se celebra a nivel diocesano.
Ante miles de fieles y peregrinos procedentes de numerosos países, el Obispo de Roma afirmó en su homilía que en el centro de esta celebración, que se presenta tan festiva, está la palabra escuchada precedentemente en el himno de la Carta a los Filipenses, en que leemos que Jesús “se humilló a sí mismo”.
Palabra que – como dijo el Papa Bergoglio –  nos desvela el estilo de Dios y del cristiano: la humildad. Un estilo que nunca dejará de sorprendernos y ponernos en crisis: nunca nos acostumbraremos a un Dios humilde.
Tras explicar que humillarse es ante todo el estilo de Dios; porque  Dios se humilla para caminar con su pueblo, para soportar sus infidelidades, Francisco destacó que en esta semana, la Semana Santa, que nos conduce a la Pascua, seguiremos este camino de la humillación de Jesús, puesto que sólo así será “santa” también para nosotros.
En efecto, el Pontífice dijo que veremos el desprecio de los jefes del pueblo y sus engaños para acabar con él. Asistiremos a la traición de Judas, uno de los Doce, que lo venderá por treinta monedas. Veremos al Señor apresado y tratado como un malhechor; abandonado por sus discípulos; llevado ante el Sanedrín, condenado a muerte, azotado y ultrajado. Escucharemos cómo Pedro, la “roca” de los discípulos, lo negará tres veces. Oiremos los gritos de la muchedumbre, pidiendo que Barrabás quede libre y que a él lo crucifiquen. Veremos cómo los soldados se burlarán de él, vestido con un manto color púrpura y coronado de espinas. Y después, a lo largo de la vía dolorosa y a los pies de la cruz, sentiremos los insultos de la gente y de los jefes, que se ríen de su condición de Rey e Hijo de Dios.
Esta es la vía de Dios – dijo el Papa – el camino de la humildad. Es el camino de Jesús, no hay otro. Y no hay humildad sin humillación.
Después de recordar que el Hijo de Dios tomó la “condición de siervo”, Francisco  afirmó que “la humildad quiere decir servicio, significa dejar espacio a Dios negándose a uno mismo, “despojándose”, como dice la Escritura, porque ésta es la humillación más grande.
Además destacó que hay otra vía, contraria al camino de Cristo que es la mundanidad. La mundanidad que nos ofrece el camino de la vanidad, del orgullo y del éxito, que el maligno también se la propuso a Jesús durante cuarenta días en el desierto. Pero el Señor la rechazó sin dudarlo. Y, con él, nosotros podemos vencer esta tentación, no sólo en las grandes ocasiones, sino también en las circunstancias ordinarias de la vida.
De ahí que el Santo Padre haya puesto de manifiesto la ayuda que nos da el ejemplo de muchos hombres y mujeres que, en silencio y sin hacerse ver, renuncian cada día a sí mismos para servir a los demás como a un familiar enfermo, a un anciano solo o una persona con discapacidad.
Y concluyó pidiendo que  también nosotros emprendamos con decisión este camino, movidos por el amor a nuestro Señor y Salvador, quien nos guiará y nos dará fuerza.
Texto y audio de la homilía del Domingo de Ramos del Papa Francisco:
En el centro de esta celebración, que se presenta tan festiva, está la palabra que hemos escuchado en el himno de la Carta a los Filipenses: “Se humilló a sí mismo” (2, 8). La humillación de Jesús.
Esta palabra nos desvela el estilo de Dios y, en consecuencia, el que debe ser del cristiano: la humildad. Un estilo que nunca dejará de sorprendernos y ponernos en crisis: nunca nos acostumbraremos a un Dios humilde.
Humillarse es ante todo el estilo de Dios: Dios se humilla para caminar con su pueblo, para soportar sus infidelidades. Esto se aprecia bien leyendo la historia del Éxodo: ¡Qué humillación para el Señor oír todas aquellas murmuraciones, aquellas quejas! Estaban dirigidas contra Moisés, pero, en el fondo, iban contra él, contra su Padre, que los había sacado de la esclavitud y los guiaba en el camino por el desierto hasta la tierra de la libertad.
En esta semana, la Semana Santa, que nos conduce a la Pascua, seguiremos este camino de la humillación de Jesús. Y sólo así será “santa” también para nosotros.
Veremos el desprecio de los jefes del pueblo y sus engaños para acabar con él. Asistiremos a la traición de Judas, uno de los Doce, que lo venderá por treinta monedas. Veremos al Señor apresado y tratado como un malhechor; abandonado por sus discípulos; llevado ante el Sanedrín, condenado a muerte, azotado y ultrajado. Escucharemos cómo Pedro, la “roca” de los discípulos, lo negará tres veces. Oiremos los gritos de la muchedumbre, soliviantada por los jefes, pidiendo que Barrabás quede libre y que a él lo crucifiquen. Veremos cómo los soldados se burlarán de él, vestido con un manto color púrpura y coronado de espinas. Y después, a lo largo de la vía dolorosa y a los pies de la cruz, sentiremos los insultos de la gente y de los jefes, que se ríen de su condición de Rey e Hijo de Dios.
Esta es la vía de Dios, el camino de la humildad. Es el camino de Jesús, no hay otro. Y no hay humildad sin humillación.
Al recorrer hasta el final este camino, el Hijo de Dios tomó la “condición de siervo” (Flp 2, 7). En efecto, “humildad quiere decir también servicio, significa dejar espacio a Dios negándose a uno mismo, “despojándose”, como dice la Escritura (v. 7). Esta – este vaciarse – es la humillación más grande.
Hay otra vía, contraria al camino de Cristo: la mundanidad. La mundanidad nos ofrece el camino de la vanidad, del orgullo, del éxito... Es la otra vía. El maligno se la propuso también a Jesús durante cuarenta días en el desierto. Pero Jesús la rechazó sin dudarlo. Y, con él, sólo con su gracia, con su ayuda, también nosotros podemos vencer esta tentación de la vanidad, de la mundanidad, no sólo en las grandes ocasiones, sino también en las circunstancias ordinarias de la vida.
En esto, nos ayuda y nos conforta el ejemplo de muchos hombres y mujeres que, en silencio y sin hacerse ver, renuncian cada día a sí mismos para servir a los demás: un familiar enfermo, un anciano solo, una persona con discapacidad, un sin techo...
Pensemos también en la humillación de los que, por mantenerse fieles al Evangelio, son discriminados y sufren las consecuencias en su propia carne. Y pensemos en nuestros hermanos y hermanas perseguidos por ser cristianos, los mártires de hoy – hay tantos – no reniegan de Jesús y soportan con dignidad insultos y ultrajes. Lo siguen por su camino. Podemos hablar en verdad de “una nube de testigos”: los mártires de hoy (cf. Hb 12, 1).
Durante esta Semana Santa, pongámonos también nosotros en este camino de la humildad, con tanto amor a Él, a nuestro Señor y Salvador. El amor nos guiará y nos dará fuerza. Y, donde está él, estaremos también nosotros (cf. Jn 12, 26).
Fuente: Radio Vaticana (29-3-2015)

viernes, 27 de marzo de 2015

Domingo Candia

Biografía de Domingo Candia: Nació el 27 de Marzo de 1897en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe; Abandonó la carrera de ingeniería para la creación en el arte de la pintura. En Rosario, asiste al taller del profesor y pintor Enrique Schwender.
En 1914 en pleno comienzo de la Primera Guerra Mundial, viaja a Europa, estudió en Florencia durante ocho años, con Giovanni Costetti, en París entabló amistad con el escritor Giovanni Papini, profesor de Augusto Schiavoni, Manuel Musto y César Caggiano.
Recibe la influencia de la escuela francesa del siglo XlX, también de los “Machioli”, y del revolucionario comienzo del Futurismo.
Se interesa por la obra de Paul Cézanne, la cual lo llevó a interesarse y reflexionar acerca de la estructura compositiva y el orden. No dejando de lado a Jean Ingres y Georges Seurat.
En este viaje tomó amistad con el escultor Medardo Rosso y los argentinos Pablo Curatella Manes, Ramón Gómez Cornet, Manuel Musto y Xul Solar, entre otros.
En 1922, viaja a la Argentina, en 1924, envía al “Vl Salón de Otoño”, la obra Autorretrato (Obra reproducida en la revista de Rosario: “El Círculo”).
Las pinturas de este período, aún demuestran rastros de la rigurosidad formal clásica y del naturalismo romántico derivados de la mancha, provenientes de la formación recibida en Italia por Costetti.
En 1924 retorna a Europa atrapándolo París, durante un período trabajo de sereno. Asistió a los cursos del escultor Antoine Bourdelle.
Candia en esta época comienza a ser tenido en cuenta y se  incorpora al ambiente artístico europeo.
En su obra comienza aparecer motivos urbanos, calles, casas, puentes fábricas, con efectos de la Perspectiva: se vale de una paleta de tonos bajos y abundante materia.
Lo social adquiere significación con la representación de figuras de trabajadores empequeñecidos.
Es indudable la influencia recibida de André Lothe en casi todos los artistas de ese momento.
En la década del´30, se interesa e investiga el espacio, activa las obras con cortantes y fuertes oblicuas y líneas de fuga muy perspectivadas.
La actividad de este dinamismo se compensa por un refinado uso del color, surgiendo netos volúmenes con desnudos, paisajes y figuras.
Siente admiración y encuentra modelos en los artistas: Jean Metzinger, Jacques Villon, Marcel Duchamp y Fernand.
Desde 1930 hasta 1950, alterna su estadía entre Francia y Argentina, contacto necesario para mantener presencia en salones.
En 1933 para estudiar a los pintores flamencos viajó a España y Bélgica, pasando una breve temporada en Aix, Provence. Su paleta se volvió más clara.
Este mismo año; por un breve período, retorna a la Argentina, realizando una retrospectiva en Galería Müller, la cual fue totalmente ignorada.
A causa de la Segunda Guerra Mundial, en 1943 retorna a su país  junto a muchos pintores de su nacionalidad; para instalarse en Buenos Aires. En 1958 obtiene el Primer Premio en el Salón Nacional.
En 1966, la Academia Nacional le otorgó la máxima distinción de nuestro país, el premio “Dr. Augusto Palanza”.
En 1970, se realiza una muestra retrospectiva de su intensa labor, llevada a cabo entre 1917 y 1969; en el Museo Castagnino, repetida en el museo de Córdoba, en Buenos Aires, París y Londres. Obra en el Museo Castagnino: “Autorretrato”.
Desde 1930 hasta la década 1950, alternó su estadía entre Argentina y Francia; finalmente se radicó definitivamente en París. Falleció en París, el 17 de Noviembre de 1976.




CELAC rechazan decreto de EEUU contra Venezuela

Hay acontecimientos históricos que forman parte de la historia, y que acompañan la libertad de las democracias Latinoaméricas.
Resolución unánime: Los 33 países de la CELAC rechazan decreto de EEUU contra Venezuela
Quito, marzo 26 - En una resolución unánime, 33 países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) expresaron su rechazo a un decreto ejecutivo del gobierno de Estados Unidos que califica a Venezuela como una amenaza para su seguridad nacional y considera que sea revertido.
En un comunicado leído en esta capital por Ricardo Patiño, canciller de Ecuador –país que ejerce la presidencia del organismo-, los miembros de la CELAC rechazan "la aplicación de medidas coercitivas unilaterales contrarias al derecho internacional".
El organismo reafirma su compromiso con la plena vigencia del derecho internacional, la solución pacífica de las controversias y el principio de no intervención.
También ratifica los postulados de la proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, acordada en la II Cumbre, celebrada en La Habana, en enero de 2014.
El canciller ecuatoriano dijo que la elaboración del acuerdo demoró varios días con el objetivo de llegar a "un consenso entre las voluntades, las opiniones (…) y el detalle de la redacción".
"Después de un amplio debate entre los distintos representantes de las cancillerías de todos los estados, este es el comunicado que hemos aprobado", subrayó.
El anuncio de la CELAC ocurre después de declaraciones similares emitidas por la UNASUR, así como el Grupo de los 77 más China (que integra a 134 países), que igualmente han pedido la derogación de este decreto de EE.UU.
"Esto abona a una posición que se está haciendo mundial" destacó el canciller ecuatoriano al poner de relieve el rechazo de otros organismos regionales.
El decreto, firmado por el presidente Barack Obama, el 9 de marzo, declara la emergencia nacional con respecto a la amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos representada por Venezuela.
La medida establece adicionalmente sanciones contra funcionarios venezolanos que, a criterio de Estados Unidos, han violado los derechos humanos y limitan la libertad de expresión.
Patiño no quiso especular si la decisión de Estados Unidos afectará el desarrollo de la Cumbre de las Américas que se realizará en Panamá el 7 de abril. También confirmó que el presidente Rafael Correa asistirá a dicha cita, aunque mencionó que cualquier decisión de última hora es potestad del jefe de Estado.
El Canciller de Ecuador Ricardo Patiño, dio a conocer un comunicado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en el que se anuncia el apoyo del organismo al gobierno venezolano, y rechaza la "aplicación de medidas coercitivas, unilaterales, contrarias al derecho internacional", de Estados Unidos contra Venezuela, al declarar al país de Simón Bolívar como una amenaza para su seguridad nacional.
Fuente: Agencia ANDES/TeleSUR (26-3-2015 – 05:52 PM)
http://www.aporrea.org/tiburon/n267602.html