CLUB SOCIAL SAN JUSTO
Fundado: 21 de Diciembre de 1919

Dirección: Av. Arturo Illia 2632 - San Justo - La Matanza - Buenos Aires.
Correo Electronico: clubsocialsanjusto@gmail.com
Actividad: SOCIAL - CULTURAL - DEPORTIVA - FOMENTO - PRO BIBLIOTECA

"Al Servicio de la Comunidad de San Justo y La Matanza"

miércoles, 27 de mayo de 2015

Publicación del Diario Condie de la Actividad Literaria en el Club Social San Justo

Sres. Socios y Vecinos
Informamos de la nota publicada en el interior del “Diario Condie” en página 4 del día de hoy (27/5/15) de la actividad del “Café Literario a Viva Voz” del Club Social San Justo del día domingo 17 de mayo, hacemos oportuno por este medio para agradecer al señor director del diario Marcos Flores por su gentileza; y la nota expresa textual:

“Actividad Literaria en el Club Social San Justo
El domingo 17 de mayo desde las 17 horas el Club Social San Justo en su sede de Av. Arturo Illia 2632, dentro de las actividades del Ciclo Literario del año 2015, realizó el “Café Literario a Viva Voz”; adhiriendo y participando del “IX Festival Internacional de Poesía Palabra en el Mundo” y el Festival Municipal “Otoño de Letras” auspiciado por la Subsecretaria de Cultura y Educación del Municipio de La Matanza.
El Secretario de la Institución social y coordinador de la actividad literaria Alberto J.  Zaia, dio la bienvenida a todos los escritores, narradores y poetas que se acercaron al evento.
La jornada estuvo llena de emoción y cada escritor expuso sus actividades del ambiente y leyó letras en primera ronda de su autoría, entre ellos, los escritores Adela Margarita Salas, Marilaria Estévez, Adriana Canteros, Alberto J. Zaia, Marta Martínez, Marite Righi Peralta, Nilda……….”
Página 4 Diario Condie (27-5-2015)

martes, 26 de mayo de 2015

Salutación del Obispo emérito Baldomero Carlos Martini


Estimados Socios y Vecinos
Informamos de la salutación recibida que expresa textual:
Mis hermanos: Gracias, por sus saludos. 
Que Jesucristo, Señor de la historia nos lleve por los caminos de paz y del amor que une y no divide.
Dios es Amor
Que la Virgen de Luján nos ayude para ser hermanos.
Los abrazo con mi Bendición
+Baldomero Carlos Martini
Obispo emérito


lunes, 25 de mayo de 2015

Salutación Institucional en el Día de la Patria

Estimadas y Estimados
Socios, Vecinos, Instituciones, Dirigentes, Eclesiásticos, Fomentistas, Jóvenes, Familias, y Amigos.
Presentes
El Club Social San Justo les desea un Feliz Día de la Patria en la Conmemoración del 205º Aniversario de la Revolución de Mayo y nuestro Primer Gobierno Patrio.
Atentamente.
Comisión Directiva
La Matanza, San Justo, Lunes 25 de Mayo de 2015
P.D.  Audio: Himno Nacional

miércoles, 20 de mayo de 2015

El Papa Francisco en su Catequesis de Hoy

Que los padres vuelvan a ser protagonistas de la educación, pidió el Papa en su catequesis
En su catequesis de la  audiencia general – celebrada el tercer miércoles de mayo en la Plaza de San Pedro y ante la presencia de varios miles de fieles y peregrinos procedentes de numerosos países – el Papa Francisco, prosiguió sus reflexiones sobre la familia y la vida real, deteniéndose en esta ocasión en una de sus vocaciones fundamentales, a saber, la educación de los hijos.
El Obispo de Roma explicó que se trata de una característica esencial de la familia puesto que hay que educar a los hijos a fin de que crezcan en la responsabilidad para sí mismos y para los demás.
También afirmó que si bien parecería una constatación obvia, en nuestros tiempos no faltan las dificultades, por lo que resulta difícil para los padres educar a los hijos que sólo ven al final de la jornada cuando regresan a sus casas cansados. Y es más difícil – afirmó el Santo Padre – para los padres separados, que padecen esta condición.
El Papa Bergoglio se preguntó ante todo “¿cómo educar? Y ¿cuál es la tradición que hoy tenemos para transmitir a nuestros hijos? A la vez que recordó que intelectuales “críticos” de todo tipo han acallado a los padres de diferentes maneras para defender a las jóvenes generaciones de los daños  – verdaderos o presuntos – de la educación familiar. Tanto es así – dijo Francisco –  que la familia ha sido acusada, entre otras cosas, de autoritarismo, favoritismo, conformismo y represión afectiva que genera conflictos.
El Pontífice afirmó además que la crisis de la alianza educativa tiene muchos síntomas, puesto que por una parte hay tensiones y desconfianza entre padres y educadores y, por otra, cada vez son más los “expertos” que pretenden ocupar el papel de los padres, relegándolos a un segundo lugar. De ahí que sea necesario –  dijo – favorecer la armonía, el diálogo y la colaboración entre los diversos agentes de la educación, teniendo en cuenta que el papel de los padres es insustituible.
Por esta razón – recordó el Francisco – la Iglesia está llamada a acompañar la misión educativa de los padres, sobre todo con la luz de la Palabra de Dios, que funda la familia en el amor. De hecho, el mismo Jesús recibió una educación familiar para crecer en edad, sabiduría y gracia. Y concluyó la síntesis de esta catequesis en nuestro idioma afirmando que si la educación familiar “recobra su protagonismo”, muchas cosas cambiarán para bien. Porque como dijo el Papa, “es hora de que los padres y las madres regresen de su exilio, y se impliquen plenamente en la educación de sus hijos”.
(María Fernanda Bernasconi - RV).
Texto de la catequesis del Papa Francisco:
Queridos hermanos y hermanas,
Quiero darles la bienvenida porque he visto entre ustedes tantas familias, ¡Buenos días a todas las familias! Continuamos a reflexionar sobre la familia.
Hoy nos detendremos para reflexionar en una característica esencial de la familia, es decir, su naturaleza vocacional a educar los hijos para que crezcan en la responsabilidad de sí mismos y de los otros. Aquello que hemos escuchado del apóstol Pablo, al inicio, es muy bello: «Ustedes, hijos, obedezcan a los padres en todo; porque esto agrada al Señor. Ustedes, padres, no exasperen a sus hijos, para que no se desalienten» (Col, 3, 20-21). Esta es una regla sabia: el hijo que es educado a escuchar a los padres y a obedecer a los padres, quienes no deben de mandar en un feo modo, para no desanimar a los hijos. Los hijos, de hecho, deben crecer sin desanimarse, paso a paso. Si ustedes padres dicen a los hijos: ‘Subimos sobre esa escalera’ y los toman de la mano y paso a paso les ayudan a subir, las cosas irán bien. Pero si ustedes dice: “Ve allá” - “Pero no puedo” – “Ve”, esto se llama exasperar a los hijos, pedir a los hijos las cosas que no son capaces de hacer.
Por esto, la relación entre los padres y los hijos debe ser de una sabiduría, de un equilibrio, muy grande. Hijos obedezcan a sus padres, eso le gusta a Dios. Y ustedes padres, no exasperen a los hijos, pidiéndoles cosas que no pueden hacer. Y esto es necesario hacer para que los hijos crezcan en la responsabilidad de sí mismos y de los demás.
Parecería una constatación obvia, sin embargo, en nuestros tiempos no faltan las dificultades. Es difícil para los padres educar a sus hijos a quienes ven sólo por la noche, cuando vuelven a casa cansados del trabajo. ¡Aquellos que tienen la suerte de tener trabajo! Y aún más difícil para los padres separados, a quienes les pesa esta condición: pobres, han tenido dificultades, se han separado y tantas veces el hijo es usado como rehén y el papá le habla mal de la mamá y la mamá le habla mal del papá, y se hace tanto mal. Pero yo digo a los padres separados: ¡nunca, nunca, nunca usar al hijo como rehén! Se han separado por tantas dificultades y motivos, la vida les ha dado esta prueba, pero que los hijos no sean quienes carguen el peso de esta separación, que no sean usados como rehenes contra el otro cónyuge, que crezcan escuchando que la mamá habla bien del papá, aunque no están juntos, y que el papá hable bien de la mamá. Para los padres separados esto es muy importante y muy difícil, pero pueden hacerlo.
Pero, sobre todo, la pregunta ¿Cómo educar? ¿Qué tradición tenemos hoy para transmitir a nuestros hijos? Intelectuales ‘críticos’ de todo tipo han callado a los padres en mil modos, para defender las jóvenes generaciones de daños – varios o presuntos – de la educación familiar.  La familia ha sido acusada, entre otros, de autoritarismo, de favoritismo, de conformismo, de represión afectiva que genera conflictos.
De hecho, se ha abierto una grieta entre la familia y la sociedad, entre la familia y la escuela, el pacto educativo hoy se ha roto, y así la alianza educativa de la sociedad con la familia ha entrado en crisis porque se ha minado la confianza recíproca. Los síntomas son muchos. Por ejemplo, en la escuela se han comprometido las relaciones entre los padres y los profesores. A veces hay tensiones y desconfianza recíproca; y las consecuencias naturalmente recaen sobre los hijos.
Por otro lado, se han multiplicado los llamados ‘expertos’, que han ocupado el papel de los padres también en los aspectos más íntimos de la educación. Sobre la vida afectiva, sobre la personalidad y el desarrollo, sobre los derechos y sus deberes, los ‘expertos’ saben todo: objetivos, motivaciones, técnicas.
Y los padres sólo deben escuchar, aprender a adecuarse. A menudo, privados de su papel, se vuelven excesivamente aprensivos y posesivos con respecto a sus hijos, hasta llegar a no corregirlos nunca: “Tú no puedes corregir al hijo”. Tienden a confiarles siempre más a los ‘expertos’, también para los aspectos más delicados y personales de su vida, colocándolos en un rincón solos; y así los padres hoy corren el riesgo de autoexcluirse de la vida de sus hijos. ¡Y esto es gravísimo! Hoy hay casos de este tipo. No digo que suceda siempre, pero existen. La maestra en la escuela regaña al niño y hace una nota a los padres.
Yo recuerdo una anécdota personal. Una vez, cuando estaba en cuarto grado de la escuela primaria he dicho una mala palabra a la maestra y la maestra, una buena mujer, ha llamado a mi mamá. Ella ha ido el día siguiente, han hablado entre ellas y después me han llamado. Mi mamá delante a la profesora me ha explicado que aquello que yo había hecho era algo malo, que no debía hacerlo; pero mi mamá lo ha hecho con tanta dulzura y me ha pedido pedirle perdón a la maestra. Yo lo he hecho y después me he quedado contento porque he dicho: ‘ha terminado bien la historia’. ¡Pero eso era el primer capítulo! Cuando regresé a casa, comenzó el segundo capítulo… Imagínense ustedes, hoy, si la maestra hace algo de este tipo, al día siguiente se encuentra a los dos padres o a uno de los dos a regañarla, porque los ‘expertos’ dicen que los niños no se deben regañar así. ¡Han cambiado las cosas! Por este motivo, los padres no deben autoexcluirse de la educación de los hijos.
Es evidente que este enfoque no es bueno: no es armónico, no es dialógico, y en lugar de favorecer la colaboración entre la familia y los otros agentes educativos, las escuelas, los gimnasios…. los contrapone.
¿Cómo hemos llegado a este punto? No hay duda que los padres, o mejor, ciertos modelos educativos del pasado tenían algunos límites, no hay duda. Pero es también verdad que hay errores que sólo los padres están autorizados a hacer, porque pueden compensarlos de un modo que es imposible a ningún otro.
Por otra parte, lo sabemos bien, la vida se ha convertido en avara de tiempo para hablar, reflexionar, confrontarse. Muchos padres son ‘secuestrados’ por el trabajo – papá y mamá deben trabajar- y por otras preocupaciones, avergonzados de las nuevas exigencias de los hijos y de la complejidad de la vida actual, - que es así, debemos aceptarla como es - y se encuentran como paralizados por el temor a equivocarse.
El problema, sin embargo, no es sólo hablar. De hecho, un diálogo superficial no conduce a un verdadero encuentro de la mente y del corazón.
Preguntémonos más bien: ¿Buscamos entender ‘dónde’ los hijos verdaderamente están en su camino? ¿Dónde está realmente su alma? ¿Lo sabemos? Y sobre  todo: ¿Lo queremos saber? ¿Estamos convencidos de eso, en realidad, no esperan algo más?
Las comunidades cristianas están llamadas a ofrecer apoyo a la misión educativa de las familias, y lo hacen sobre todo con la luz de la Palabra de Dios. El apóstol Pablo recuerda la reciprocidad de los deberes entre los padres y los hijos: «Ustedes, hijos, obedezcan a los padres en todo; porque esto agrada al Señor. Ustedes, padres, no exasperen a sus hijos, para que no se desalienten» (Col, 3, 20-21). En la base de todo está el amor, aquel que Dios nos dona, que «no falta al respeto, no busca su propio interés, no se enoja, no toma en cuenta el mal recibido… todo perdona, todo cree, todo espera, todo soporta» (1 Cor 13, 5-6).
También en las mejores familias es necesario soportarse y ¡Se necesita tanta paciencia para soportarse! Pero es así la vida. La vida no se hace en laboratorio, se hace en la realidad. El mismo Jesús ha pasado a través de la educación familiar.
En este caso, la gracia del amor de Cristo lleva a cumplir lo que está inscrito en la naturaleza humana. ¡Cuántos ejemplos estupendos tenemos de padres cristianos llenos de sabiduría humana! Ellos muestran que la buena educación familiar es la columna vertebral del humanismo. Su irradiación social es el recurso que permite compensar las lagunas, las heridas, los vacíos de paternidad y maternidad que tocan los hijos menos afortunados. Esta irradiación puede hacer auténticos milagros. ¡Y en la Iglesia suceden cada día estos milagros!
Deseo que el Señor done a las familias cristianas la fe, la libertad y la valentía necesarias para su misión. Si la educación familiar reencuentra el orgullo de su protagonismo, muchas cosas mejorarán, para los padres inciertos y para los hijos decepcionados.
Es el momento en que los padres y las madres regresen de su exilio, - porque se han auto-exiliado de la educación de los hijos -, y re-asuman plenamente su papel educativo. Esperemos que el Señor conceda a los padres esta gracia: de no auto-exiliarse en la educación de los hijos. Y esto solamente puede hacerlo el amor, la ternura y la paciencia.
(Traducción del italiano de Mercedes De La Torre  - RV).
Fuente: News Va (20-05-2015)
http://www.news.va/es/news/que-los-padres-vuelvan-a-ser-protagonistas-de-la-e?hootPostID=0fb363d15fac82534828d187b47ce4c8

lunes, 18 de mayo de 2015

Actividad Literaria en el Club Social San Justo

El domingo 17 de mayo desde las 17 horas el Club Social San Justo en su sede de Av. Arturo Illia 2632, dentro de las actividades del Ciclo Literario del año 2015, realizó el “Café Literario a Viva Voz”; adhiriendo y participando del “IX Festival Internacional de Poesía Palabra en el Mundo” y el Festival Municipal “Otoño de Letras” auspiciado por la Subsecretaria de Cultura y Educación del Municipio de La Matanza.
El Secretario de la Institución social y coordinador de la actividad literaria Alberto J.  Zaia, dio la bienvenida a todos los escritores, narradores y poetas que se acercaron al evento.
La jornada estuvo llena de emoción y cada escritor expuso sus actividades del ambiente y leyó letras en primera ronda de su autoría, entre ellos, los escritores Adela Margarita Salas, Marilaria Estévez, Adriana Canteros, Alberto J. Zaia, Marta Martínez, Marite Righi Peralta, Nilda Alcaraz, Alejandra Carmiña, Victor Orellana, Juan José Cambareri y el joven invitado Leandro Padilla; a continuación se leyó una segunda rueda textos de los presentes.
Cabe destacar que estaban presentes Oscar S. Bonardi, Martin Dotro entre otros.
Finalizando la actividad se hizo entrega de un diploma institucional recordatorio a cada expositor de la actividad cultural.
Agradecemos al señor Juan J. Cambareri la gentileza de las fotos tomadas. (Ver imágenes).